Inicio de acuerdo como fórmula estratégica para que la guerra entre gigantes se calme.

En el pre-acuerdo entre ambas potencias  desde China se incrementarán las importaciones de energía y productos agrícolas y farmacéuticos procedentes de EEUU y se paralizan de momento los aranceles a productos procedentes de China relacionados con la electrónica de consumo, televisores, móviles, etc.

El objetivo es ir retirando poco a poco los aranceles que se han ido aplicando durante todo el año. De forma que parte de los que subieron al 15% de aranceles, se reducirán al 7,5% tras la firma del acuerdo. Otro parte de productos mantendrá el 25% de aranceles.